23 mar. 2011

XI


Y luego fuimos tú
después de haber sido ambos
apartando aquel yo
que sí creyó en nosotros.

Y luego, cuando tú
quisiste demostrar
            -para más inri-
que aquel nosotros fue
poco más que un engaño

demos gracias a Dios
por haber susurrado
“Tú y él erais vosotros,
pero tú sola, todo”.

1 comentario: